Blog sobre agapornis

Consecuencias de recortar las alas en agapornis

Consecuencias de recortar las alas en agapornis

Una acción que suelen realizar muchos principiantes a la hora de criar un agapornis es la práctica conocida como recorte de alas, que consiste básicamente en cortar algunas de las plumas situadas en las alas y que utilizan para volar para evitar que puedan ir de un sitio a otro volando a su antojo.

Pero, aunque eviten que nuestro agapornis salga volando de nuestro hogar trae consigo muchas más consecuencias psicológicas que pueden perjudicar la vida de nuestra mascota.

En este artículo vamos a centrarnos en las consecuencias principales que conlleva recortar las alas de un agapornis.

 

Principales consecuencias de recortar las alas a agapornis

Es cierto que esta práctica no conlleva daños físicos para un agapornis, ya que únicamente se recortan las alas principales que necesita para volar, pero sí que implica una gran cantidad de daños psicológicos que puede incrementar su estrés y favorecer que desarrolle depresión en un futuro.

El vuelo es un aspecto muy importante para los agapornis, ya que es una de las formas de mantener activo, divertirse y sentirse libre.

 

Entre las consecuencias principales de recortar las alas a un agapornis se encuentran:


Frustración y estrés

El hecho de no poder volar libremente reduce considerablemente la actividad física de nuestro agapornis, lo que incrementará sus niveles de estrés y tensión.

Cada agapornis es un mundo y puede demostrar sus niveles de estrés de diferentes formas como siendo más agresivo, comiendo más o dejando de comer, no moverse del sitio durante horas, etc.

 


Caídas y lesiones:

Que no pueda volar no significa que no tenga el instinto natural de hacerlo, es decir, deberás tener cuidado porque no será raro que se lance al vacío en más de una ocasión.

Si cuenta con las alas recortas es posible que se provoque accidentalmente lesiones o heridas que en algunos casos pueden ser bastante peligrosas.

Incluso, también debemos tener en cuenta que nuestro agapornis se asuste por algún ruido e intente alzar el vuelo para huir. Pueden ocurrir muchas situaciones que pueden llevar a una caída, por lo que tendrías que estar muy pendiente al sacarlo de casa.

 


Picaje

Este aspecto se deriva un poco de la frustración por no poder volar es lo que se conoce como picaje. El recorte de plumas en nuestro agapornis puede llevar a esta patología que consiste en que él mismo se arranque las plumas.

Esta consecuencia es debida a una alta frustración por no poder conseguir volar cuando le apetece. Puede comenzar a quitarse plumas del ala y seguir con el resto de su cuerpo.

 

Alternativas al recorte de alas en agapornis

Si tu intención es evitar que tu agapornis se escape de tu lado, una mejor opción sería cerrar puertas y ventanas cuando quieras sacarlo de su jaula para agapornis.

Con esto sería más que suficiente para evitar que se escape, además, si lo has criado desde que era un papillero es muy probable que no tenga ninguna intención de irse a ningún sitio.

 

Si ya se las he cortado ¿le volverán a crecer?

Por lo general sí, aunque puede tardar más de 6 meses en hacerlo. Pero también habría que ver la forma en que se le ha recortado las alas al agapornis.

Porque, aunque suele hacerse recortando las plumas, también se han visto casos más salvajes para que no vuelvas a crecer. Por eso mencionamos “por lo general”



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


error: Content is protected !!